viernes, 30 de septiembre de 2016

¡Cuida tu piel en otoño!



En Farmasanic sabemos que aunque el verano haya terminado y empecemos a sacar la ropa de invierno debemos seguir cuidando nuestra piel de los daños que el sol le ha causado durante esos largos días de sol.

El otoño ha llegado y con él los fuertes vientos y el frío, por lo que nuestra piel es una de las primeras partes del cuerpo que sientes estos camios. Hoy en nuestro blog te daremos algunos consejos para que cuides tu piel correctamente durante el otoño.

1. Limpia profundamente tu piel.
Cuando el verano termina, nuestra piel queda maltratada y seca por el sol y los días de playa y piscina. Si quieres comenzar el otoño con buen pie, lo primero que debes hacer para que tu piel se vea radiante es exfoliarla.

Deshazte de las impurezas y descamaciones que las altas temperaturas han causado en ti piel y comienza a darle los cuidados necesarios para esta nueva estación.

2. No te despidas todavía del protector solar.

Solemos asociar el protector solar con el verano, algo que no debemos hacer.
Durante los 365 días del año debemos usarlo, ya que el sol sigue ahí y sus rayos pueden afectarnos de igual manera. Una forma de usarlo durante el otoño es con cremas hidratantes o bases de maquillaje que contengan protección solar.

¡En nuestra farmacia encontrarás la protección solar que necesitas con el factor adecuado!

3. Protégete del viento.
Es normal que al bajar las temperaturas y hacer viento la piel se reseque o incluso se agriete, por ello no debes olvidar aplicarte cremas hidratantes que nutran y regeneren la piel todos los días.

¡Y con estos consejos esperamos que tu piel luzca genial este otoño!

viernes, 23 de septiembre de 2016

¿Conoces Alquilea Magnesio?

En Farmasanic sabemos que Alquilea Magnesio te aporta en un solo comprimido al día el magnesio que tu cuerpo necesita, para que estés en plena forma.



El magnesio es un mineral esencial para nuestro organismo, ya que interviene en procesos vitales como la activación de nuestro sistema muscular, la asimilación del calcio y el buen funcionamiento de los órganos.

La carencia de este mineral puede manifestarse con debilidad muscular, fatiga o calambres. Una dieta equilibrada nos aporta todo el magnesio que nuestro cuerpo necesita, pero actualmente, nuestra alimentación puede presentar una deficiencia de magnesio, ya que consumimos demasiadas proteínas animales y pocos vegetales, verduras, frutos secos y legumbres.

Las prisas y las comidas preparadas han sustituido a muchos platos tradicionales que, durante años, han aportado a nuestro organismo nutrientes que hoy nos faltan.

Por ello te recomendamos tomar Alquilea Magnesio, cuyos comprimidos no tienen ningún tipo de efecto secundario, pero no deben sobrepasarse las cantidades diarias recomendadas.

Los complementos alimenticios no deben sustituir a una dieta equilibrada. Debe mantenerse fuera del alcance de los niños. ¡Y además, es apto para celíacos!

¿Quién y cuando se puede necesitar?

-En largos periodos de sobreesfuerzo y de decaimiento y debilidad.
-Cuando las personas activas quieran mejorar su rendimiento físico.
-Como complemento para una dieta poco equilibrada.
-Para evitar calambres.
-Durante el embarazo, ya que las necesidades de magnesio son el doble.
-Cuando se practica deporte.

jueves, 15 de septiembre de 2016

¿Tienes los pies secos?



Ahora que el verano acaba, después de largos días de playa y de piscina, puede que notes que tus pies están más secos que antes, lo cual no gusta a nadie.

Si quieres acabar con las durezas y los callos y combatir la sequedad en los pies no te pierdas los remedios caseros que hoy tenemos en Farmasanic.

Muchos productos naturales pueden ayudarnos a combatir la sequedad en los pies, uno de ellos es la miel.

Este alimento que las abejas producen cuenta con una infinidad de beneficios para nuestro organismo entre las que destaca su poder hidratante.

Para este remedio casero mezcla una cucharada sopera de miel, una de aceite de ricino y unas gotas de limón. Remueve bien hasta conseguir una pasta y aplícala directamente sobre tus pies, sobre todo en las zonas más secas o en las que tengan durezas.

Deja que actúe durante 15 minutos y después, lávate los pies con agua fría para retirar la mezcla.
Repite este proceso 2 veces a la semana y verás sus resultados.

Otro buen remedio contra la sequedad en los pies es mezclar yogur y aguacate, dos alimentos que mantendrán la piel totalmente hidratada y evitar así, las grietas en los pies.

Para ello corta el aguacate en trozos pequeños y mézclalo con yogur natural. Puedes hacerlo en la batidora para que no queden grumos.

Una vez consigas una pasta compacta, aplica la mezcla sobre los pies realizando un ligero masaje. Puedes envolver los pies en papel transparente para que la mezcla actúe mejor y su efecto sea total. Cuando pasen 20 minutos, retira la mezcla y lávate los pies con agua tibia.

La piña y el aceite de almendras pueden convertirse en grandes aliados si quieres acabar con la sequedad en los pies.

Es importante que el zumo de piña sea natural, puedes hacerlo con la ayuda de una batidora. Cuando tengas el zumo de piña, ponlo en un barreño junto con un litro de agua y mete los pies dentro durante 10 o 15 minutos.

Una vez haya pasado este tiempo, saca los pies, y si tienes durezas, usa una piedra pómez para eliminarlas.
Seca completamente tus pies y después aplica aceite de almendras mientras los masajeas.

viernes, 9 de septiembre de 2016

Qué necesita la piel dependiendo de la edad



En Farmasanic sabemos que el verano es la estación del año que más daña la piel: los cambios bruscos de temperatura y el sol pasan factura a nuestra piel, dejándola reseca, poco luminosa y deshidratada.

Para que la piel no sufra un envejecimiento prematuro se deben seguir unos sencillos y rutinarios cuidados: el primer paso es limpiar la limpieza, por la mañana y por la noche utilizando limpiadores de pH neutro; el segundo paso es aplicar una crema hidratante con SPF que nos proteja de la radiación solar.

Tras el verano, para cuidar nuestra piel se debe cuidar la alimentación para nutrir e hidratar la piel desde el interior. Debemos intentar evitar los dulces y la comida preparada ya que contienen un exceso de sal, grasas hidrogenadas y azúcar.
Los aliados de nuestra piel son el pescado, las frutas, verduras y las carnes blancas. Sin olvidar beber mucha agua y dormir lo que necesitemos.

Se pueden llevar a cabo algunos cuidados específicos para cada edad, por ejemplo a los 20 es importante conocer tu tipo de piel, si es normal, grasa, sensible o mixta (es muy raro que sea seca). Para mantener su luminosidad, frescura y tersura de la juventud, lo fundamental es la limpieza cada día por la mañana y por la noche, con agua micelar, crema o loción e hidratarla con una crema adecuada al tipo de piel.

A los 30 aparecen los primeros signos del envejecimiento: deshidratación, pérdida de luminosidad y líneas de expresión.
Es fundamental limpiar la piel en 3 pasos: desmaquillar, limpiar y exfoliar.
Después, se debe utilizar un sérum y una crema que contenga vitaminas E y C, las cuales son antioxidantes y disminuyen las líneas de expresión.
Si tienes la piel seca debes utilizar contorno de ojos de día y de noche dando pequeños toquecitos, sin arrastrar el producto ya que la piel de esta zona es muy sensible.
Utiliza una vez a la semana una mascarilla regeneradora, iluminadora o astringente.

A los 40 la piel comienza a perder firmeza y tonicidad ya que se ralentiza su renovación celular y la producción de colágeno. Las arrugas son mas visibles y comienzan a aparecer signos de fatiga en la piel.
La rutina diaria de limpiar, hidratar, nutrir y proteger es fundamental para la piel.

A los 50, con los cambios hormonales debidos a la menopausia se pierde la elasticidad de la piel, se reseca y se vuelve más fina, las arrugas gesticulares están más marcadas y puede aparecer hiperpigmentación.
Deben intensificarse los cuidados de hidratación y nutrición de la piel, además de activar la regeneración celular con productos específicos antiedad que contengan vitamina C y utilizar ácido retinoico por las noches.

A los 60 o más el principal problema de la piel es la deshidratación, la falta de colágeno y elastina, lo cual provoca la aparición de arrugas, pliegues y manchas.
Después de los 60 se deben extremar los cuidados de la piel, su limpieza, hidratación, exfoliación y nutrición.